Ángel Giner Gazulla

La bicicleta en la escuela

Atrás ] Arriba ] Siguiente ]

El esquí de fondo en la escuela,una propuesta innovadora ] Actividades de senderismo en el medio natural de los alrededores de Zaragoza ] Las habilidades básicas en el medio natural próximo al centro ] Actividades subacuáticas en el entorno de la escuela ] El ritmo y el movimiento a través de los bailes de salón ] La expresión corporal en el medio natural ] Exploramos el parque Bruil ] [ La bicicleta en la escuela ] Educación física adaptada ] Aerobic en primaria ] El teatro de sombras ] Temporalización periódica con materiales útiles ] En busca de nuestro sistema montañoso ] El desarrollo de las habilidades atléticas en el medio natural ] Iniciación a la orientación ]

España no es un pais de usuarios de la bicicleta. Produce grandes ciclistas, e incluso el ciclismo ha alcanzado el rango de segundo deporte con más seguidores, tras el fútbol. Pero esta potencialidad como deporte de competición no se corresponde con un uso habitual de la bicicleta por parte de los ciudadanos. Los denominados carriles-bici apenas existen en las ciudades, lo mismo que las pistas ciclables. La bicicleta no ha logrado entrar en el cupo de vehículos usados como medio de desplazamiento, ni por supuesto como vehículo utilizado para ir al trabajo. Los usuarios para estos menesteres suponen unas cifras despreciables para cualquier estadística.

 En el caso de los escolares, mientras que en los países de centro Europa las puertas de los colegios e institutos se llenan de bicicletas, en España solamente en el medio rural la bicicleta tiene una cierta aceptación y presencia. El brutal desarrollo urbanístico de carácter vertical que se ha dado (y se da) en nuestro país no ha favorecido precisamente la presencia y el uso de la bicicleta, que ha desembocado hacia un uso residual entre grupos ecologistas, que la proponen y ensalzan con escasa fortuna pese a su meritorio trabajo, como un medio de transporte urbano no contaminante, rápido y beneficioso para la salud.

UN HECHO SOCIAL

Paralelamente a esta renuncia social sobre el uso de la bicicleta se ha producido un hecho sociológico curioso. La aparición de la denominada bicicleta de montaña, ha disparado en los últimos años las ventas de este vehículo de dos ruedas, cambiándose por completo el concepto de la bicicleta tradicional. Sin embargo tampoco esta nueva oferta ha venido a significarse en el uso urbano o interurbano, como medio de transporte. La nueva oleada de bicicletas de montaña se ha quedado en un uso vacacional o de fin de semana, siempre como propuesta enfocada a la práctica deportiva (casi siempre bastante individualista) o la excursión familiar. Solamente en el medio rural la bicicleta ha pasado a ser (o a continuar siendo) una fiel compañera de juego de los escolares. Eso sí, al margen de cualquier contacto con la escuela.

 Salvo en contadas excepciones, los escolares del medio rural no van a la escuela en bicicleta pero la usan mucho fuera de ella.

 La norma que se sigue en el medio rural se cimenta en un uso bastante generalizado de la bicicleta pero habitualmente al margen de toda relación con la escuela. Es un uso que tiene un sentido lúdico. Se toma como un elemento de juego y se comparte con los amigos de grupo o de pandilla. Se recorre el pueblo, se acude con la bicicleta a paracticar otros deportes como por ejemplo el fútbol. Es en definitiva un vehículo de lujo que aporta una gran autonomía, a la hora de acudir a practicar otras acciones lúdicas.

 Asi pues, destacaremos en la relación bicicleta-escuela los siguientes aspectos:

Dado que existe un uso y una utilización bastante generalizados se justificaría una acción docente encaminada a desarrolar una educación para el uso y disfrute de la bicicleta

Esta acción estaría justificada porque:

Como se decía anteriormente,la bicicleta se presenta como una actividad desarrollada y compartida por nuestros alumnos fuera de la escuela, que se sitúa a caballo entre dos concepciones complementarias:

1. COMO VEHÍCULO

  La LOGSE ha hecho de la Educación Vial un tema transversal, con proyección sobre distintas etapas y materias del esquema educativo obligatorio. Concretamente en el área de Conocimiento del Medio se señalan los siguientes contenidos:

 2. COMO ELEMENTO DE JUEGO

  Su vinculación al área de la Educación Física se implementa desde el desarrollo de la capacidad motriz, paralela a las transformaciones y desarrollo del aparato locomotor y cardiovascular.

  Así pues, la bicicleta tiene su soporte natural de acceso a la escuela a través de la clase de Educación Física. Desde esta base puede tomar no pocos caminos para continuar su presencia en actividades relacionadas con el medio natural, que es la esencia de nuestra propuesta.

  Pero antes de identificarla como un magnífico mediador para acceder al medio natural la bicicleta debe manifestarse en la escuela como lo que es...

...un magnífico elemento de aprendizaje y un extraordinario recurso en absoluto desprovechable.

  Para introducir en la Educación Primaria al conocimiento de la bicicleta y dotar a los escolares de los adecuados recursos psicomotrices para acceder a su uso, estableceremos dos niveles:

  El primero de ellos se correspondería con el segundo ciclo de EP y el segundo nivel con el tercer ciclo de EP.

  En ambos casos aplicaríamos cuatro controles o grandes áreas de trabajo como objetivos generales a conseguir. Para alcanzar nuestro fin estableceremos una serie de objetivos menores.

 Los controles elegidos serían:

  El Control de la bicicleta se refiere, en el nivel primero, al aprendizaje de las primeras pedaladas, mientras que el nivel segundo se sustenta en tres propuestas de total aplicación, ya sea en actividad en el medio natural, o en recorridos habituales en grupo: adaptación al ritmo, adaptación al esfuerzo, al relieve y la adquisición de ciertas destrezas como el rodar con una mano, una necesidad absoluta para quien pretenda circular en bicicleta, pese a que las modernas máquinas han aportado a su mecánica soluciones muy beneficiosas en este sentido. Por ejemplo, ahora ya no se accionan los cambios desde palancas instaladas en el cuadro sino desde la propia empuñadura. Por tanto, la mano ya no se separa del manillar para este menester.

  El Control del entorno se refiere tanto en el nivel primero como en el segundo al conocimiento del Código de Circulación en su relación con la bicicleta y a las normas de circulación que debe conocer el ciclista, que no necesariamente son de exclusivo uso y aplicación sobre la carretera.

  El Control de la mecánica se centra en el primer nivel a una identificación de los componentes principales de la bicicleta y a pequeñas tareas (hinflar las ruedas, accionar cierres rápidos y utilización de cambios). En el segundo nivel se buscarían objetivos más interesantes (regulación de elementos de transmisión, los cables y su sustitución, cambio de cámara, pinchazo y mantenimiento).

  El Control del mapa, como la propuesta indica, se trata de un dominio suplementario al de la propia actividad física, motriz o mecánica. Es un objetivo supradeportivo a través del cual el alumno debe identificar trazados, construir recorridos y proponer itinerarios teóricos para luego llevarlos a la práctica. Un elemento fundamental de este control es el que hace referencia al relieve, con la construcción de perfiles del recorrido.

  La consecución de todos los objetivos del primer nivel podrían lograrse dentro del recinto escolar (patio, campo de fútbol de la localidad) y se dejaría para lograr extramuros los objetivos de los dominios asignados al segundo nivel (5º y 6º de EP).

 EN EL MEDIO NATURAL

 Coincidiendo con los objetivos que se plantean en el segundo nivel aparece la posibilidad de promover actividades en el medio natural. Los "controles" que se proponen constituirían un cajón de mínimos para poder salir al campo, al bosque o al entorno. Téngase presente que la bicicleta en el medio natural recibe una dificultad añadida de la propia configuración del terreno.

  Los elementos sobre los descansa la actividad de la bicicleta en el medio natural serían tres:

EL MEDIO

  La bicicleta aplicada al descubrimiento o disfrute del medio natural puede estar encaminada a la exploración de un listado interminable de posibles objetivos: geológico, vegetal, animal, humano, arquitectónico, cultural, económico, industrial, político, geográfico, histórico, agrícola, etc...

  Las palabras clave de la exploración serían: escuchar, sentir, tocar, gustar, analizar, reflexionar, comprender, interpretar, integrar, reunir, evaluar, etc...

 EL GRUPO

  La incursión en el medio natural con la bicicleta se trata de una actividad en grupo muy rica en posibilidades sociales. La vía relacional aparece desde la propia organización de la actividad como fuente muy importante de recursos socioeducativos.

El docente aprovecharía la constitución del grupo para promover en el alumno participante actitudes como: escuchar, participar en la elaboración colectiva del proyecto, tomar decisiones en grupo, asumir decisiones de grupo.

  En este apartado las palabras clave serían: participación, investigación, aportación, democracia, opinión, información, documentación, colaboración, estudio, propuesta, ...

LA MAQUINA

  La máquina es la bicicleta, un aparato inhabitual en la escuela que confiere una aportación original a la actividad. La bicicleta es el elemento indispensable del proyecto. Su utilización es una fuente inagotable de propuestas: adquisiciones tecnológicas, dominio del equilibrio, disociación segementaria, desarrollo y perfeccionamientos sensoriales, nociones físicas y fisiológicas, relaciones emocionales, relaciones sensoriales, etc...

  Infinidad de palabras clave: chequeo, herramienta, velocidad, respeto, responsabilidad, atención, normas, apoyo, ayuda, vigilancia, mano, pie, precaución, accidente, etc...

EL PROFESOR DE EDUCACIÓN FISICA

  Cuando el Profesor de Educación Física se plantee organizar una actividad con bicicletas en el medio natural deberá tener en cuenta las siguientes observaciones al margen de las consideraciones pedagógicas:

 LA BICICLETA DE MONTAÑA

  La bicicleta de montaña o "mountain bike" es el modelo de máquina que van a utilizar la totalidad de nuestros alumnos ante una salida al campo o en plena naturaleza. No es una bicicleta de toda la vida. Es una máquina cuya historia se abre en 1976 en la zona de San Francisco (USA), cuna de una larga serie de deportes alternativos. Inicialmente fue diseñada a base de componentes residuales de viejas bicicletas de granjeros con rueda ancha, más un manillar de moto y un cambio de marchas. Estas bicicletas nacieron para hacer competiciones de descensos por los cortafuegos de los montes cercanos a San Francisco.

La primera competición europea de estas características tuvo lugar en Francia (La Plagne) en 1983. Nótese por tanto la recientísima aparición de esta bicicleta en nuestro entorno. El año del despegue en Europa se sitúa en 1987, apareciendo una tendencia que se inclina más hacia el ocio que a la competición.

  Pese al interés efectivo del mundo ciclista, el aspecto relajado y simpático de la bicicleta es lo que más atrae a los nuevos compradores. Al público infantil ha llegado gracias al calado de su espectacular diseño y a las posibilidades de ejercitar acciones poco ortodoxas sin el quebranto de su material. Hasta la aparición de estas monturas la activcidad de la bicicleta en la escuela solamente podía encaminarse al cicloturismo, actividad limitada en cierto modo por la localización de carreteras con poca circulación o trazados con un firme asfaltado.

  La vistosidad de la indumentaria, la bajada de los precios de estas bicicletas y el espacio que los medios de comunicación han dado han contribuído a su rápida expansión. Nada ni nadie puede parar este movimiento que ha dado a la bicicleta una dimensión espectacualar.

  Un reciente estudio del Consejo Superior de Deportes ha arrojado un dato esclarecedor y espectacular: la bicicleta ha desplazado al balón en España, a la hora de elegir un instrumento para hacer deporte. La demostración de esta afirmación está al alcance de la mano de cualquier profesor de Educación Física. Una simple encuesta entre sus alumnos preguntando qué elementos para la práctica deportiva tiene en casa sería suficiente. Todos, absolutatamente todos, tienen una bicicleta. Y si se profundiza la mayoría de las bicicletas que poseen son de montaña. Algunos tiene incluso más de una.

  En resumen, la bicicleta de montaña es un magnífico recurso para practicar deporte en el medio natural. Como cualquier actividad requiere un proceso de acoplamiento y preparación ya que al ser un vehículo y el alumno un conductor, se abre un complejo y limitativo arco de acción para el profesor de Educación Física.

Atrás ] Arriba ] Siguiente ]

El esquí de fondo en la escuela,una propuesta innovadora ] Actividades de senderismo en el medio natural de los alrededores de Zaragoza ] Las habilidades básicas en el medio natural próximo al centro ] Actividades subacuáticas en el entorno de la escuela ] El ritmo y el movimiento a través de los bailes de salón ] La expresión corporal en el medio natural ] Exploramos el parque Bruil ] [ La bicicleta en la escuela ] Educación física adaptada ] Aerobic en primaria ] El teatro de sombras ] Temporalización periódica con materiales útiles ] En busca de nuestro sistema montañoso ] El desarrollo de las habilidades atléticas en el medio natural ] Iniciación a la orientación ]